3.3 Las palabras

OPINIONES

Las palabras


RESUMEN: se menciona la fuerza y la magia que poseen las palabras en la formación del concepto y de los sistemas de símbolos que nos sirven para representar el mundo. De donde surgen y como se diversifican a partir de las bases que le dieron origen, y como del cumplimiento de las bases con independencia de las motivaciones surge un “oficio” de la palabra que permite un uso efectivo de las mismas con independencia de cualquier juicio moral. Por último, se nos alerta sobre su importancia en la educación y la necesidad de buscar la verdad más allá de la congruencia o lindura del discurso.


Determinadas visiones, sonidos y otras informaciones de nuestros sentidos nos hacen concebir que estamos en presencia de algo ligado a lo que es más importante en nosotros, a nuestra propia esencia, a esa esencia que no podemos aprehender del todo.

En dos idiomas distintos dos palabras diferentes pueden referirse a una misma cosa. Y en un único idioma la misma palabra que señala un único objeto o concepto difiere en matices, a veces muy marcados, cuando pasamos de un sujeto que interpreta a otro.

     Las palabras deben ser explicadas cuando, como en la ciencia, deseamos suprimir ambivalencias; pero por el contrario deben ser reafirmadas, adornadas, singularizadas,en el terreno donde son más efectivas las emociones, y lo que se persigue es hacer surgir el sentirque se desea trasmitir. Como en el arte, la ética, la mística, la religión o la política.

     Las palabras se vuelven mágicas cuando a través de la práctica nos evocan un significado trascendente como en la oración o el ritual. Sin embargo, escuchadas o leídas por primera vez podemos pasar por alto su valor, o mejor,habría que decir que carecen de él.

¿Son las asociaciones anteriormente establecidas quienes confieren el valor al símbolo?

SI,

y según estas serán aquellos

Pero estas asociaciones no se limitan a las más recientes anteriores. Estas obran sobre toda la carga evolutiva acumulada de la vida, haciendo lentos, pero más seguros, los cambios significativos.

     Su sugerencia o evocación no solo depende  de significados asignados al símbolo sino también, en el caso del lenguaje oral, del ritmo, del tono, de la calidez, ira, cariño, alegría o amor con que se pronuncien las palabras[1]. De mil significados que aporta el sonido por sí mismo, como vibración, en forma de canto o declamación. Los sonidos pueden llevarnos a estados de conciencia desconocidos, como las drogas,y son hábilmente utilizados por artistas, religiosos, políticos, publicistas y en general por todo aquel que desea conseguir algo de nosotrosy posee los conocimientos y habilidades.

Detrás de la diversidad, muchas veces exagerada pues más hay de común que dé diferente, se sostiene el cumplimiento de todas las leyes causales y las regularidades a que da lugarla restringida libertad de escoger entre diversas posibilidades de acción.

El cumplimiento de las leyes es inexorable con independencia del motivo que impele las causas. De allí que el conocimiento puede emplearse tanto para “el bien” como para “el mal” y podamos hablar de  un “oficio de la palabra” que permite emplearlas a conveniencia cuando se conoce sus modos de obrar.

     Y he aquí entonces que, junto al poeta, al místico, al virtuoso, alos hombres de fe y de servicio, que obran buscando el bien y el progreso de todos, se encuentran también artífices de la palabra, con talento y oficio que la utilizan como instrumento para lograr sus propios intereses, o la alquilan a otros de más poderoso carácter, cuando su cobardía supera su egoísmo.

     Con la mayor instrucción de las grandes masas de población el uso bonito o eficiente de la palabra no es garantía de la verdad que guarda o defiende. Hoy, como nunca antes, debemos descubrir detrás de las frases los “ismos” que intentan monopolizar la verdad para esclavizarnos con sus dogmas.

     Pero donde más cuidado debemos tener con el uso de las palabras es en la educación y la instrucción, pues crearán las bases que con el tiempo irán remodelando el futuro.

Por ultimo mencionemos el valor del silencio al lado de la palabra. El silencio engalana la palabra al darle clímax y dignidad. El silencio es lo que debe reinar cuando no se tiene nada inteligente o hermoso que decir. El silencio es circunspecto y anterior, el reino de la luz no contempla como suyo el sonido, pero este lo humaniza, lo alegra, lo libera. La luz es poder y es fuerza; pero el sonido es alegría y es amor. Lo masculino y lo femenino, tan distantes y tan complementarios.

El respeto de la diversidad no es la aprobación o tolerancia de todas las conductas. No debemos tolerar aquello que atenta contra los derechos que compartimos.

Tener que decir, decirlo y después…callarse.  Ramón y Cajal.


[1]Y EN GRAN MEDIDA DE LA GESTUALIDAD; PERO  AHORA ESTAMOS CENTRÁNDONOS ÚNICAMENTE EN LA PALABRA.

 

 

Deja un comentario