5.5 El problema del bien y del mal

OPINIONES

El problema del bien y del mal


RESUMEN: comenzando desde una perspectiva del interés individual abordamos el problema de lo que es bueno y lo que es malo. Caemos en cuenta que, en lo moral concreto, o sea, cuando se juzga un hecho particular, el resultado dependerá del contexto en que ocurre y del sujeto que lo considera; aun cuando en sentido general se adopte un criterio absoluto de discernimiento. Se verifica que a partir del criterio de placer-felicidad, al parecer egoísta, las conductas sociales de amor y solidaridad resultan las más beneficiosas. Finalmente señalamos como la naturaleza, que identificamos con DIOS, a través de los intereses individuales logra que los propósitos que manifiesta, sean también los nuestros. Terminamos introduciendo la noción de DIOS desde los hechos, la lógica, la historia, la mística de antiguos textos, y la ciencia.


El problema de la ÉTICA es el problema del bien y del mal. Ético será lo que nos conduzca o nos mantenga en el bien, e inmoral aquello que nos conduzca o sumerja en el mal. Pero lo que hemos dicho carece de valor, como tantos análisis que vemos por ahí, pues solo hemos planteado el mismo problema con otras palabras.

 

Debemos señalar los criterios que nos permitan identificar cuando una cosa es buena o es mala. Como siempre la experiencia será la mejor guía, antes de aventurarnos en “esencias”.

 

Se nos hace perfectamente claro, que los hechos en si no son buenos ni malos, independiente del contexto en que ocurren, y del sujeto que los juzga. O sea, dependen, de los objetivos que la persona considera superiores o simplemente más deseables en la vida, de aquello en que la misma ha puesto sus metas y su felicidad.

 

Uno de los más antiguos criterios, que aún hoy la mayoría reconoce como válido, lógico, y sancionado por la experiencia, es el del placer, y en un sentido más amplio el de la felicidad.

 

Bueno es todo aquello que proporcione o conduzca al placer y la felicidad, y malo lo que resulte desagradable y nos haga infelices. Pero en esto último, lo de “malo”, es discutible y probaremos que falso.

 

Ya antaño los filósofos nos hablaron de la importancia de la moderación. El justo medio; pues en exceso, hasta la belleza cansa, dice el refranero popular, y lo que constituye placer, deja de serlo.

 

Este relativismo de “lo moral concreto”, no altera en absoluto el principio del placer-felicidad que mencionamos. Lo que ayer sentíamos de una manera, hoy podemos sentirlo de otra. Lo moral concreta que determina en cada momento el principio de placer felicidad, está determinado por el contexto biopsico-social en que se aplica.

 

BIO- porque en el hombre están siempre presente, enmarcadas más allá del consciente, los instintos primarios de conservación y reproducción. Lo primero, es lo primero; porque de ellos depende todo lo demás, y llegado el caso la naturaleza, siempre sabia, trata de no dejarlos a la discreción del sujeto.

 

SICO- porque la evolución alcanza su más importante y definitorio salto cualitativo en el desarrollo del espíritu: LA CONCIENCIA, potenciándose con ésta, por medio de la educación, la ciencia, la tecnología y nuevas formas de sentir y percibir lo bello, lo sagrado, lo divino, lo moralmente aceptable, el conocimiento del mundo: “DIOS”. Con la conciencia se consigue en años progresos mayores que los que tardaron milenios antes de su advenimiento, y también se afirmará como nunca antes el individuo frente al mundo. “EL HOMBRE FRENTE A “DIOS”.

 

SOCIAL porque la razón le hará comprender a su individualidad y egoísmo las enormes ventajas de la cooperación, para su placer, su ocio, su felicidad y su desarrollo. Y en un plano menos consciente esta cooperación se impondrá, convirtiéndolo en un ser social a través de múltiples satisfacciones que la sociedad ofrece a su espiritualidad y a su vanidad, y también de sanciones que le impone si se aparta de las normas impuestas.

 

Siguiendo la historia del proceso evolutivo del hombre se descubre, detrás del principio de placer-felicidad que nos resulta tan caro y directo, una fuerza mayor, ajena a nosotros, que nos guía y moldea no solo a través del placer-felicidad, sino también mediante el desagrado y castigo, por sendas de superación y desarrollo, por caminos de cada vez mayor potencialidad y poder.

 

Es así que las conductas erradas, mediante el desagrado-castigo, se hacen rectificables, y el sufrimiento, “MAL”, se constituye en un poderoso factor para el mejoramiento humano. El mal como entidad independiente no existe.

 

Las cosas no son ni buenas ni malas, simplemente son. El hombre según sus objetivos las juzga. Todo ocurre como establecen las leyes naturales, por lo que nuestros objetivos debieran tener en cuenta dichas leyes y el plan que parece seguir la naturaleza. DIOS

 

Si la ética se construye a partir de los objetivos que nos hemos propuesto o consideramos más adecuados o elevados, seria inteligente que los mismos tuvieran en cuenta la historia del mundo.

 

¿Difícil de aceptar? Si, para muchos que considerarán erróneamente que dicha ética sería contraria al humanismo.

Consideramos los objetivos que parecen derivarse de LA EVOLUCIÓN DEL MUNDO, como los más adecuados para la construcción de una ética. Ellos nos muestran la sustancia en constante y perseverante lucha por desarrollar cada vez más complejas y poderosas estructuras que nos muestran la esencia y espiritualidad del mundo.

 

Elevados a planos superiores de conciencia descubrimos la destructividad de la ira, la disolución del miedo por el poder del amor, y que no solo el altruismo nos conduce al humanismo, también lo hace nuestra propia conveniencia.

 

LAS COSAS SON BUENAS O MALAS

EN VIRTUD DE SU CONTRIBUCIÓN AL PROGRESO.

PROGRESO QUE MEDIMOS EN TÉRMINOS

DE PODER Y FELICIDAD PARA TODOS.
LAS LEYES QUE GOBIERNAN EL UNIVERSO

ASEGURAN SU PROGRESO Y ESTABILIDAD

 

EL CAMINO PUEDE SER LARGO

Y NO EXENTO DE ERRORES TÁCTICOS;

PORQUE RECONOCE COMO ESTRATEGIA

UNA LIBERTAD SOLO SUJETA

A LAS LEYES NATURALES

 

QUE TRABAJAN EN LA ELIMINACION DETODO ERROR

Y POTENCIAN TODO ÉXITO.

 

“AL QUE TIENE LE SERÁ DADO Y TENDRÁ MÁS,

Y AL QUE NO TIENE, AUN LO QUE TIENE,

LE SERÁ QUITADO”.

 

EL AMOR BIEN ENTENDIDO

NO PUEDE ESTAR POR ENCIMA DE LO JUSTO

POR LO QUE TODO ERROR

HA DE PAGAR SUS CONSECUENCIAS

O EL SISTEMA CONSIDERADO INVOLUCIONA.

 

EL CASTIGO DEL ERROR

ES PARA LA RECTIFICACIÓN DEL MISMO

SE APLICA PARA BENEFICIO DEL QUE YERRA

Y SU RETORNO ARMONIOSO AL TODO

DEL CUAL EL TAMBIÉN ES PARTE

 

DEBEMOS PERDONAR SIEMPRE

PORQUE AL HACERLO

NOS PERDONAMOS A NOSOTROS MISMOS.

TODO ES UNO.

 

PERO LAS CONSECUENCIAS DEL ERROR

DEBEN PAGARSE

O RETROCEDEREMOS HACIA EL CAOS

EN LUGAR DE MARCHAR HACIA EL PROGRESO

 

 

DIOS ES EL NOMBRE QUE DAMOS

A LA TOTALIDAD DE LO EXISTENTE,

O MEJOR, A LA TOTALIDAD.

ES TODO LO CONOCIDO Y POR CONOCER.

 

Dicen antiguos textos:

 “EN EL VIVIMOS Y NOS MOVEMOS Y SOMOS”

“LEY EN LO EXTERNO Y AMOR EN LO INTERNO”.

EL ES, EL QUE ES.

 

DIOS afirma:

“YO SOY EL QUE SOY”.

 “DIOS ES ESPÍRITU

Y EN ESPÍRITU HEMOS DE ADORARLE”.

 

SER EN ESPITITU SIGNIFICA QUE DIOS NO ES UNA PERSONA. SINO EL CONJUNTO DE ESENCIAS SOBRE LAS CUALES SE SOSTIENE Y EDIFICA EL MUNDO.

 

SIEMPRE HEMOS ACCEDIDO A DIOS MEDIANTE LA MEDITACION, LA CONTEMPLACION, LA ORACION, EL AMOR, Y LA FE; QUE NOS ELEVAN A LA GRACIA.[1]

 

EN LA MODERNIDAD EL CONOCIMIENTO QUE NOS PROPORCIONA LA CIENCIA EN SU BUSCA DE UNA UNIDAD QUE EXPLIQUE LA TOTALIDAD DEL MUNDO CONDUCE TAMBIENA DIOS.


[1] UN SENTIMIENTO DE LA TOTALIDAD. NO ES POSIBLE DECIR MAS.


Deja un comentario