4.5 Consejos de salud para las personas ancianas

OPINIONES

Consejos de salud para las personas ancianas


RESUMEN: Enfrentamos siempre nuevos escenarios para los que no estábamos preparados. Una de las mudanzas más difíciles suele resultar la de la tercera edad[1] porque se juntan en ella importantes cambios físicos y sociales en detrimento de nuestra salud, capacidad de acción, y autovaloración. El deterioro de la salud del anciano es un hecho que no admite dudas, que se acelera con el tiempo, y termina con la muerte, por lo que no cabe esperar su solución. Sin embargo, es posible reducir su tasa de menoscabo con los consejos que aquí le damos. Con ellos reducirá los grandes contratiempos a llevaderas dificultades por un período mayor de tiempo.

 


INTRODUCCION. Como es habitual en todas nuestras OPINIONES, esta también representa, o incluye al menos,  nuestras experiencias personales tocante al tema tratado. Considerando que es mejor concentrarnos en lo más significativo, aunque deje fuera algunas cosas, que llenar cuartillas aburridas perdiendo el tiempo en sutilezas, que, aunque ciertas, son mucho menos importantes. De cualquier modo, como siempre hemos dicho, no pretendemos agotar el tema, ni consideramos nuestros juicios los únicos valederos, pero si dignos de tenerse en cuenta en una primera y reducida síntesis, provocar una reflexión y entonces cada cual sus conclusiones.

     La vida nos obliga, querámoslo o no, a un constante aprendizaje. Gatear, caminar, hablar, en los primeros años. Comenzar a cuidar de sí mismos, y a leer y escribir, un poco más tarde. Cuando comenzamos a sentirnos cómodos siendo niños, cambios hormonales alteran la forma en que lo apreciamos todo y hemos de comenzar de nuevo a conocernos he interactuar socialmente desde nuevas perspectivas. Así de igual llegamos a adolescentes, jóvenes, adultos, trabajadores, esposos, padres, hombres maduros y finalmente ancianos. Enfrentando siempre nuevos escenarios para los que no estábamos preparados. Una de las mudanzas más difíciles suele resultar la de la tercera edad porque se juntan en ella importantes cambios físicos y sociales en detrimento de nuestra salud, capacidad de acción, y autovaloración.

 

LO MÁS IMPORTANTE ES LA SALUD.

 

     Salvo que se trate de cuestiones de principio (entiéndase orgullo, dignidad) la primera tarea del ser humano debe ser el cuidado de su salud. Toda meta, proyecto, pasión, debe subordinársele. Sin salud no es posible lograr nada.

El menoscabo de la salud del anciano es un hecho que no admite dudas, que se acelera con el tiempo, y termina con la muerte, por lo que no cabe esperar su solución. Sin embargo, es posible reducir su tasa de deterioro con las medidas adecuadas.

 

TEORIAS DEL ENVEJECIMIENTO.

 

Según el MANUAL MERCK de información técnica para el hogar “todas las especies experimentan notables cambios desde su nacimiento, envejecen y mueren. A partir de esta evidencia la ciencia propone diversas teorías sobre las causas del envejecimiento”. Las teorías no se estorban sino más bien se complementan. Se consideran 2 teorías principales para explicar el envejecimiento:

  1. La teoría del envejecimiento programado.

“Según esta los genes determinan la velocidad de envejecimiento de una especie porque contienen la información sobre cuánto tiempo duraran las células. A medida que estas mueren los órganos comienzan a funcionar mal y con el tiempo no pueden mantener las funciones biológicas necesarias para que el individuo siga viviendo. La senectud programada contribuye a la conservación de la especie ya que los miembros más viejos mueren a la velocidad requerida para dejar paso a los jóvenes. (1)

  1. La teoría de los radicales libres.

“Según ésta la causa del envejecimiento de las células es resultado de las alteraciones acumuladas debido a las continuas reacciones químicas que se producen en su interior. Durante estas reacciones se producen los radicales libres, sustancias toxicas que acaban dañando la célula. La gravedad de las alteraciones aumenta con la edad hasta que varias células no pueden funcionar normalmente o se destruyen. Cuando esto ocurre el organismo muere. Las distintas especies envejecen a un ritmo diferente según la producción y la respuesta de las células a los radicales libres.” (1)

 

ALTERACIONES FÍSICAS.

     Se considera que las personas comienzan a envejecer a edades tan tempranas como los 30 años y ya a los 75 años los principales sistemas del cuerpo han perdido gran parte de su efectividad: entre un 15 y un 30 % en los sistemas cardio-vascular, respiratorio y renal gran parte de la capacidad de la memoria a corto plazo, y se sufre de dolores y malestares, con frecuencia, a causa del sistema asteo-muscular, (artritis, artrosis, tendinitis etc.) que pueden llegar a ser invalidantes si no se atienden convenientemente, y aun así. Se ve y se oye con dificulta, además de presentarse problemas de equilibrio. Por suerte todos los sistemas corporales parecen estar sobre-diseñados en relación con la capacidad imprescindible para la vida, pues a pesar de estas limitaciones la persona vive por algún tiempo con ciertas dificultades, pero sin grandes contratiempos, si se comporta adecuadamente. Con todo, LA VELOCIDAD CON QUE SE PIERDE LA FUNCIONALIDAD AUMENTA CON LA EDAD, por lo que, no debemos creer que las cosas mejoraran, sino debemos prepararnos para mayores retos.

     Podremos y debemos seguir haciendo cosas, pero debemos aceptar que para las mismas tendremos que emplear más tiempo debido a una constante pérdida de nuestras facultades físicas y mentales. Recordemos sin embargo que, aun cuando los jóvenes pueden hacer las cosas más rápido, tardarán más que nosotros si se aplican a ellas con desgano, lo que ocurre con frecuencia.

Tres son los sistemas principales causantes del deterioro de nuestras capacidades:

  1. El sistema cardio-vascular.

     La frecuencia cardiaca máxima disminuye, esto significa que la cantidad máxima de sangre que puede circular por nuestro cuerpo será menor y por lo tanto estará limitada la potencia, o sea, la rapidez, con que podremos realizar trabajo.

Como la frecuencia cardiaca mínima no se altera realizaremos sin dificulta las tareas que no impliquen gastos extras de volumen sanguíneo. (cualquier tarea que realicemos sin apuro) Un trabajo puede realizarse lo mismo en tres días que en tres horas, pero realizarlo en tres horas requerirá una potencia 8 veces mayor.

     Problemas adicionales que se presentan en el sistema circulatorio, como es la disminución de la luz del capilar por depósitos de sustancias grasas, afectan también la capacidad de trabajo del corazón al hacer más difícil la circulación sanguínea. Con la edad disminuye la cantidad de sangre que fluye a todo el cuerpo con el consiguiente déficit alimentario, grave para el cerebro, el propio corazón, los pulmones, el hígado, los riñones, y en general para todo el organismo.

  1. El sistema respiratorio.

     Disminuye la capacidad pulmonar por un aumento de la cantidad de aire remanente en los pulmones. Se dispone de menos aire para oxigenar la sangre cuyo flujo máximo, además, ha disminuido. Recordemos que el oxígeno es el principal componente alimenticio de la sangre.A sus expensas se realiza el metabolismo energético de nuestro cuerpo, responsable del movimiento, la vida en sí misma.  Podemos estar muchos días sin comer, algunos sin beber agua, pero solo unos minutos sin respirar.

  1. Los sistemas eliminadores de toxinas: riñones e hígado.

     Al disminuir la cantidad de sangre que fluye hacia estos órganos su capacidad depuradora de toxinas disminuye. Las toxinas aumentan en las células y el deterioro de las mismas se hace mayor.

     La fuerte sinergia o interrelación entre los diferentes sistemas de nuestro cuerpo hacen que cualquier cambio que se produzca en uno de ellos actué sobre los otros. El deterioro de los 3 sistemas antes mencionados afectará todas las funciones del organismo. El anciano presenta una menor resistencia a las infecciones, problemas de equilibrio, temblor, dificultad en los movimientos, inestabilidad postural, visión y audición disminuidas, problemas de la menoría a corto plazo, confusión, demora en su capacidad de respuesta frente a los estímulos, disminución de su capacidad cognitiva. Problemas del sistema osteo-muscular (degeneración del cartílago de las articulaciones, aumento del riesgo de fracturas, tendinitis), que suelen ser muy dolorosas y temporalmente invalidantes.

     La senectud también nos hace proclives a ciertas enfermedades y síndromes, como la diabetes tipo ll, obstrucción o rotura de los vasos sanguíneos del cerebro, herpes zoster, cataratas, hiperplasia prostática, diarreas o estreñimiento, incontinencia urinaria. La mayoría no graves, perosí muy molestas.

 

LO MEJOR QUE PODEMOS HACER.

 

     Las alteraciones físicas que mencionamos no se producen igual en todos los ancianos, aun cuando todas son propias de la vejes.Su aparición y la forma que adopten están relacionadas con el tipo de vida que llevaba la persona. Es por eso que la conducta adecuada para tener una buena calidad de vida en la ancianidad no se limita al periodo de la vejes sino debería comenzar mucho antes.

     Consideremos las actividades a realizar según sus prioridades. Mente y cuerpo han de cuidarse. La mente es lo más importante, lo que nos identifica como individuos; pero no olvidemos que sin una adecuada atención de nuestro cuerpo nuestra mente no podrá funcionar bien. La mente contempla también una serie de elementos de carácter filosófico y/o religioso más difíciles de abordar por lo que la dejaremos para el final. Ocupémonos ahora del cuerpo.

 

CONSEJOS PARA UNA MEJOR VIDA.

 

  1. Manténgase ocupado e interesado en alguna actividad. Esto elevará su ánimo, permitiéndole hacer las cosas, sin sentir tanto el esfuerzo.

 

  1. Pero no pretenda ser, ni hacer, lo que ya no puede. Error este demasiado frecuente en el anciano, que no se resigna a sus nuevas condiciones. Viva de acuerdo con sus posibilidades físicas y mentales.

 

  1. Realice pequeñas tareas que lo hagan sentirse útil a la vez que alivien la carga de los que con usted conviven. Botar la basura, hacer algunos mandados, cuidar de las plantas ornamentales, pagar las cuentas etc. Tareas que lo obligaran a moverse e interactuar con los demás.

 

  1. Trabaje sin prisa. Ud. No podrá hacer las cosas tan rápido como antes, pero de seguro la hará en el mismo o menor tiempo si suple la velocidad con la perseverancia, y el dejar las cosas para última hora con planificación y disciplina.

 

  1. Muévase, no permanezca todo el tiempo acostado o sentado, eso sería fatal para usted. Alterne los periodos de movimiento y reposo.

 

  1. Manténgase activo, pero cuidado, es fácil excederse movidos por el entusiasmo. Los excesos los paga muy caro el anciano.

 

  1. No cargue ni mueva cargas pesadas. Para un anciano esto puede ser un simple cubo de agua, o una jaba llena de mandados sostenida por mucho tiempo.

 

  1. No corra, pero ande a buen paso. Si puede, trote.        Evite arrastrar los pies.

 

DE LA HIGIENE  PERSONAL.

 

  1. No descuide su higiene personal. Báñese todos los días. La depresión en que suelen caer muchos ancianos produce en ellos el abandono de su higiene corporal. Pero, luego del baño, todos se sienten mucho mejor.

 

  1. Lave sus dientes y encías.

 

  1. Cerciórese de que no está más de tres días sin hacer “caca” y orina no menos de medio litro diario. El movimiento es necesario para un adecuado peristaltismo intestinal. Muévase.

 

  1. Lave y cepille sus cabellos. Corte sus uñas y cuide, especialmente, sus pies.

 

SOBRE LA ALIMENTACION.

 

  1. Vigile su peso. Mantenga el peso adecuado.

 

  1. El sobrepeso es fatal, causa o agrava multitud de enfermedades y somete el sistema osteo-muscular del anciano a insoportables esfuerzos.

 

  1. Si el hambre mata, el exceso de comida también. Coma para alimentarse más que por placer. Que el placer de comer no lo lleve a comer en exceso. No se llene, deje de comer cuando todavía desea seguir haciéndolo, cuando todavía puede comer algo más.

 

  1. Coma diariamente frutas, y vegetales.

 

  1. Evite la grasa animal. Incluyendo la grasa de la leche.

 

  1. Como proveedores de proteína prefiera los granos, el pescado y el pollo, el carnero y la res. Evite la carne de cerdo y los embutidos.

 

  1. Evite los dulces, el azúcar, el exceso de pan, y el alcohol con las comidas.

 

  1. Beba leche y yogurt.

 

  1. Tome poco café, chocolate y cerveza. Beba alcohol solo ocasionalmente y poco.

 

  1. Respete los horarios de comida.

 

  1. Coma despacio, mastique bien.

 

  1. Evite las discusiones y los temas de conversación delicados en la mesa.

 

  1. No se acueste hasta 3 horas después de comer, sobre todo si comió demasiado.

 

LOS MEDICAMENTOS

 

  1. Infórmese sobre sus enfermedades.

 

  1. Conozca las medicinas necesarias para sus dolencias, sus efectos secundarios y sus interacciones con otros medicamentos. Analice sus efectos en usted. Cada enfermo tiene sus particularidades, compártalas con su médico.

 

  1. Evite el consumo de medicamentos, pero no dude en utilizarlos si es necesario.

 

 

CONSEJOS QUE SIRVEN PARA TODOS.

 

  1. NO FUME.

 

  1. TOME BEBIDAS ALCOHOLICAS SOLO CON CARÁCTER SOCIAL.[2]

 

  1. Dedique de 15 a 30 minutos diarios a ejercicios en los que usted tratará de mover todas las articulaciones. Esto es para el anciano. Los que han hecho ejercicios toda su vida gozaran de una mejor ancianidad. El ejercicio es la mejor medicina.

 

  1. Coma tan poco como sea necesario para mantenerse en un peso adecuado, pero aliméntese bien.

 

  1. Vigile y controle su equilibrio líquido.

 

  • Beba suficiente agua: de 1 a 2 litros diarios
  • Cerciórese de que orina no menos de medio litro diario.
  • Chequee que no tiene edemas. De tenerlos tome algún diurético para eliminarlo y no deje de ir al médico.
  • Cuando elimine mucho líquido por el sudor, la orina, o diarreas, beba más agua, a la que agregará sales de hidratación. La deshidratación es grave, y frecuente en el anciano que no toma las medidas adecuadas para contrarrestarla.

 

  1. Hágase un chequeo médico todos los años.

 

  1. Manténgase sereno ante la vida. No espere demasiado de los demás, ellos tienen sus propios problemas. A estas alturas habrá comprendido que solo usted puede considerarse a sí mismo el centro del mundo, y habrá superado necesidades infantiles de cariño. Si no es así no pierda tiempo en buscar ayuda profesional con algún psicólogo o dentro de alguna fe religiosa.  Ayude a los suyos sin restringir su liberta ni pretender cambiarlos, esto solo es licito con los niños. De cualquier modo, si trata de hacerlo, perderá su tiempo y dañará a los que quiere ayudar. Ame sin imponer condiciones, amar es la mayor de las bendiciones, el amor enriquece más a quien lo da que a quien lo recibe.

 

  1. Y prepárese para la muerte.

 

Llegue a la conclusión de que la muerte,

cualquiera que sea el caso,

es siempre una liberación.

 

EL CUIDADO DE LA MENTE.

 

     La mente es quien nos hace lo que somos. Quien sostiene nuestra personalidad. Y lo hace a través de la memoria. Por eso es tan importante mantener la salud de nuestra memoria en el ocaso de la vida. Ello depende de nuestra capacidad de aceptar nuestra historia y la de aquellos que nos acompañaron en la vida.

 

EL ANCIANO EN LA FAMILIA Y EN LA SOCIEDAD.

 

En la tercera edad el mayor sentido de indefensión y dependencia bajará nuestra autoestimay pondremos en tela de juicio creencias y prejuicios, lo que nos conducirá a duros exámenes de conciencia a lo largo de nuestra existencia.Siempre encontraremos comportamientos que, a la luz de la experiencia presente, debimos evitar. Aprendamos a perdonarnos porque no éramosconscientes, entonces, del perjuicio que nuestro actuar podía causar. Reparemos también en que, cualesquiera que fuera la misma, tendríamos que enfrentar la perdida de nuestros principales recursos personales, salud, fuerza, capacidad de trabajo, motivaciones, inteligencia.

     Cuando llegamos a una edad avanzada de seguro se habrá tenido la experiencia de la perdida de seres queridos. Nuestros primeros enfrentamientos con la muerte, algo que nunca lograremos resolver, y que, con madurez, solo alcanzaremos a aceptar.

Este conjunto de circunstancias predispone al anciano a la tristeza y aislamiento, la depresión y la locura, que lo inclinarán al suicidio, o harán de él una persona irascible y capaz de todo.Solo el perdón y el amor, así mismo y a los demás,pueden salvarlo,convirtiéndolo en un aprendiz de sabio o de santo.

     La situación del anciano es particularmente difícil en las sociedades modernas por las siguientes razones que el deberá comprender y aceptar:

  1. El trabajo del anciano, sea físico o intelectual, en general, está en profundas desventajas con respecto a laspersonasde menor edad,por lo que le resultará muy difícil competir con personas más jóvenes en el mercado laboral. Esto es un hecho[3], y las personas deben tenerlo en cuenta a lo largo de su vida de modo que al llegar a la vejez puedan contar con recursos suficientes para su manutención.
  2. Lo normal es que los familiares más jóvenes del anciano, hijos, nietos, sobrinos, no se percaten de sus limitaciones, y sobre todo de la carga emocional que las mismas pueden tener sobre él. La medida de estas puede dárnosla el que la mayoría de los ancianos traten de disimular o negar sus incapacidades.
  3. El anciano debe frecuentemente recordar su actuar de joven frente a los hechos que hoy pueden resultarle tan desagradables y comprenderá que no hay falta de cariño ni egoísmo en los hijos u otras personas, (como no lo hubo por parte suya en otros momentos) sino incapacidad, por su propia juventud, de ponerse en lugar del otro e imaginar cómo se siente. De hecho, la sensibilidad del anciano sueleestar exagerada.
  4. La concientización (finalmente aceptación) de la perdida de los principales valores sociales (incapacidad para luchar físicamente por sus derechos, en el hombre, y la falta de atractivo, en el caso de la mujer, amén de un pobre o imposible desempeño sexual)aun cuando parezcan tontos o excesivos pueden llevar a una gran desvalorización personal del anciano.
  5. Psicólogos y sociólogos creen y pretenden resolver dicha situación considerándolas, cono efectivamente suele ser, paradigmas generacionales y estereotipos, señalando otras formas en que se pueden ver y enfrentar diversas situaciones, solo se olvidan que el paradigma en que se nació y se vivió es la única realidad válida emocionalmente para el paciente, y la construcción de nuevos paradigmas exige un tiempo,con nuevas experiencias, delque el anciano no dispone.
  6. Estos permanentes sentimientos de impotencia se traducen como falta de confianza en su desempeño y temores de que se presenten situaciones que, aunque posibles, no suelen ocurrir, y es inútil, estúpido,y horroroso, preocuparse por ellas. (temor a que sufran accidentes los seres queridos, a enfermedades, situaciones embarazosas etc.)

Cuando era adolecente mi curiosidad por conocerlo todo me hacía desear pasar por todas las experiencias. no en forma factual sino a través de la mente. Incluso experiencias dolorosas o desagradables. En mi adolescencia la introspección era algo para mi muy vívido. Claro lo virtual no es tan descarnado como lo factual. En la actualidad tengo horror de las experiencias dolorosas o desagradables virtuales que me asaltan con frecuencia como posibilidades que pueden presentarse en el mundo real.

 

  1. En resumen, podemos decir que por fuerte que sea el carácter del anciano y conveniente su apoyo, parece ser que tarde o temprano, generalmente, solo la fe en lo sagrado traerá paz al mismo.
  2. En este sentido la fe cristiana ha demostrado a través del amor, fehacientemente, una prodigiosa capacidad para enfrentar cualquier circunstancia con absoluto dominio de los acontecimientos.

 

VENTAJAS PROPIAS DE LA EDAD.

 

     La vejez trae consigo, generalmente, una ventaja extraordinaria para aquellos que la aceptan y se adaptan a la misma: LA MADUREZ EMOCIONAL, un conocimiento desprovisto de intereses personales, de las personas y de los acontecimientos.

Esto hace a los ancianos personas especialmente preparadas para las negociaciones y la toma de decisiones estratégicas. Para la labor de consejeros.

 

EL ULTIMO ARREGLO DE NUESTROS INTERESES.

 

De acuerdo a nuestras edades la muerte es algo que está cada vez más cerca, de una forma o de otra. La muerte es algo a la que se presta atención en la vejes por la experiencia de haber perdido algunos seres queridos luchando contra ella, cuando ya lo mejor era entregarlos en sus brazos. Por concientizar su proximidad cuando somos viejos y empezamos a tornarnos incapaces, la muerte nos muestra entonces el inconmensurable regalo que es la vida. Eso es bueno, no todos tienen la oportunidad de prepararse para morir.

     Los católicos en cierto periodo del año realizan una novena para que Dios les conceda no morir de muerte repentina de modo que puedan poner en orden sus asuntos para cuando ya no estén. La experiencia demuestra que esto, generalmente, ahorra molestias y desavenencias.

Aunque a la muerte no debemos darle muchas vueltas que no nos conducirían a ninguna parte, siempre es bueno tomar algunas providencias para que los asuntos relacionados con nuestra muerte, en lo posible, se lleven a cabo según sean nuestros últimos deseos.

 

Somos un centelleo de conciencia de algo de lo que formamos parte; pero que no podemos abarcar. A pesar de nuestro asombro y nuestra admiración por lo que somos y por lo que captamos, y a pesar de nuestro anhelo de persistir, por conocer, por perfeccionarnos, y por amar, puede que no seamos nada relevante, individualmente, más allá de la etapa que nos tocó jugar en el destino del MUNDO o de DIOS.
Finalmente desapareceremos en la fuente, y quizás será, como si nunca hubiésemos sido, en lo personal.

Sentimos con tanta fuerza nuestra individualidad, que estamos dispuestos a creer, cualquier cosa, que nos prometa conservarla.

Nada es tan triste como la desaparición de nuestra alma.


CITAS:

  • MANUAL MERCK de información técnica para el hogar.

[1] La considerada habitualmente a partir de los 65 años de edad.

[2] POCA Y SOLO PARA SOCIALIZAR.

[3] Que no tiene nada de injusto pues resulta lo más adecuado para la salud de la empresa contratante. Es responsabilidad de cada uno la prevención de su situación futura. De allí la importancia de que todos nos preparemos, mucho antes, para cuando lleguemos a estas edades.

 

Un comentario sobre “4.5 Consejos de salud para las personas ancianas

Deja un comentario