9.2 Conciencia y libre albedrío

OPINIONES

Conciencia y libre albedrío


RESUMEN: esta opinión es un intento de establecer una imagen del funcionamiento y las relaciones entre los mecanismos de la evolución, la vida, el cerebro, la mente, la conciencia y la libertad. Lo señalado no representa necesariamente el trasfondo de las cosas; pero es una imagen coherente con ellas.


  1. La mente parece constar de dos entidades a las cuales hemos dado los nombres de consciente e inconsciente.
  2. La mente consciente opera secuencialmente y solo puede ocuparse de un asunto a la vez,
  3. De la misma forma opera entonces nuestra lógica que debe analizar uno a uno los caminos independientes que confluyendo conforman un evento complejo.
  4. La mente inconsciente o el inconsciente como acostumbra a llamársele parece ocuparse de multitud de informaciones o señales del medio ambiente al mismo tiempo, en forma paralela, continua, y dinámica,
  5. Haciendo emerger al consciente las que requieren la atención del mismo para el mejor desenvolvimiento de la persona.
  6. Por ejemplo, el inconsciente puede aislarnos del mundo cuando nuestra concentración consciente lo requiere, y sacarnos con alarma de este aislamiento frente una urgente solicitación del mismo.
  7. El inconsciente, en todo momento, está tomando nota del mundo y eliminando de nuestra atención consciente multitud de eventos sin importancias o que parece conveniente ocultar.
  8. El inconsciente suministra la materia prima que elaborará el consciente de acuerdo a una constante evaluación del mundo en relación a nosotros, o a solicitudes del propio consciente.
  9. La mejor manera de describir los procesos mentales y su relación con el cerebro parece que es en la actualidad a través de la computación, la estadística, y las redes neuronales.
  10. Consideremos una red neuronal como un sistema de información en el que una enorme cantidad de objetos y procesos están representados por la corriente en un circuito cerrado de varias neuronas, que se encuentra asociado a una multiplicidad de otros circuitos neuronales según la relación recíproca entre los objetos del mundo que dichos circuitos representan.
  11. Consideremos que la conductancia dentro de la neurona (su sinapsis) es proporcional a la calificación que un sistema de filtros otorga a la información de acuerdo con las características de dichos filtros (sus leyes de selección)
  12. Estos filtros deben representar las principales fuerzas que actúan en los seres vivos, como la conservación, la reproducción y el desenvolvimiento en sus interacciones con el mundo en relación con los dos principios anteriores[1].
  13. Dichos filtros actuarían valorando cualquier evento en función de toda la experiencia acumulada; para de acuerdo con ellas reforzar o disminuir las sinapsis de las neuronas, relacionadas directamente o por asociación, con el evento. Este reforzamiento o disminución de la sinapsis pudieran contribuir a nuestras sensaciones de agrado o desagrado.
  14. El estado, en cualquier instante, del total de neuronas de nuestro cerebro, constituye el sistema que elaborará las respuestas a las exigencias del mundo, y se hace sentir en el plano consciente como deseo, inclinaciones, sentimientos, pasiones y premoniciones.

Este sistema es tan bueno

como resulten las experiencias acumuladas por el sujeto,

DE AQUÍ LA SUPREMA IMPORTANCIA DE LA EDUCACION.

  1. Podemos pensar, y así es en general, que se introduce la indeterminación por el sujeto, cuya respuesta estará condicionada por su historia; pero téngase bien claro que esto no le confiere al mismo la libertad o libre albedrio, porque como acabamos de señalar es una respuesta condicionada. El sujeto siente que hace lo que quiere, y así es en el sentido de lo que la herencia y la experiencia ha hecho de él; pero en general actúa bajo el dominio de las circunstancias de su vida.
  2. Solo desde la consciencia podríamos señalar un libre albedrio o libertad que, y es cosa de risa, deja muy poco a la indeterminación. Desde la consciencia y por nuestra voluntad podemos reconstruir nuestros hábitos según un plan elaborado por nuestra razón. Con el tiempo, si persistimos lo suficiente en él, se convertirá en nosotros en nuestro modo natural de ser y actuaremos según fue nuestro propósito, la mayor parte del tiempo. En liberta nuestra conducta sería bastante predecible.
  3. Con la mayor libertad que queramos concederle, el hombre solo puede escoger los determinados cursos de acción que le permite su poder dentro de la sociedad y el entorno natural de que forma parte.
  4. Si la conducta del hombre no fuera predecible en gran medida la psicología perdería parte de sus aplicaciones y de su importancia.
  5. Cuando damos una adecuada participación a la razón en nuestra vida y toma de decisiones no debemos desdeñar lo que el subconsciente nos sugiere, pues representa una síntesis no razonada; pero total, de intenso valor y real, de nuestra experiencia en el mundo.
  6. En la estadística clásica se considera una aleatoriedad objetiva la del evento que resulta del encuentro de varias cadenas de relaciones causales, por lo que el evento no puede ser previsto a partir del seguimiento de ninguna de estas cadenas por separado. (Frecuentemente se dice que el número de cadenas es indefinidamente grande).
  7. Es interesante, y ya llamamos la atención sobre esto, que el hombre al poner con su imaginación[2] el futuro en el ahora, puede planificar infinidad de encuentros de múltiples cadenas de eventos deterministas, logrando que todo este conjunto este determinado, y controlando su marcha volverlo al comportamiento prescrito, por medio de su intervención, si se apartara de él[3]. El hombre, uno de los mayores generadores de aleatoriedades en el mundo, es también a través de su voluntad y de su acción, quien puede, aunque en muy pobre medida todavía, señalarle caminos al mundo.
  8. Lo señalado no representa, necesariamente, el trasfondo de las cosas; pero es una imagen coherente con ellas. Desde esta imagen somos en gran medida iguales que un robot, sujetos por “voluntad”, o a la fuerza, a los mecanismos impuestos por la evolución. Mecanismos perfectos para los propósitos que persigue[4] a pesar de su simplicidad y aparentes contradicciones en situaciones concretas.
  9. Sin renunciar a todo lo hasta aquí dicho sobre la consciencia, algo que la caracteriza, constituyendo UNA CUALIDAD EMERGENTE y por tanto no reducible,

ES:

SU CAPACIDAD DE EXAMINARLO TODO,

INCLUYÉNDONOS,

COMO SI NO TUVIERA NADA QUE VER

CON EL OBJETO DE SU ANALISIS.

COMO SI SIENDO AJENA AL MUNDO

SE ENCONTRARA PRESA EN ÉL.

  1. Parece que no hay dudas de que lo que hace a la consciencia, lo que es, está fuertemente ligado a la percepción del tiempo, en los cambios, gracias a la memoria.
  2. El cerebro resuelve multitud de situaciones que aseguran nuestra vida, en forma automática. Como la respiración, los latidos del corazón, el equilibrio hormonal, el peristaltismo intestinal. Y otras, luego de aprendidas mediante repetición, como caminar, montar bicicleta, aquellas cosas que involucran habilidades motoras, como los deportes y destrezas manuales necesarias a algunos oficios también se automatizan. Podríamos hasta decir que la irrupción de la actividad consciente en estas últimas situaciones suele resultar contraproducente. En estos aspectos la conducta del cerebro es reproducible artificialmente en gran medida y en principio siempre. Estos automatismos de momento parece que no presentan mucho interés en el estudio de la mente.
  3. El estado preconsciente o subconsciente de la mente también es susceptible de simularse artificialmente, aunque aún estamos lejos tecnológicamente de poderlo reproducir en toda su complejidad. Es, en síntesis, análogo a un programa de aprendizaje en el que la maquina establece una jerarquía de bondad o eficiencia en las respuestas a determinadas causas, teniendo en cuenta todo el pasado y el presente significativo, de acuerdo a un análisis estadístico de los parámetros a considerar y en base a determinadas reglas o políticas que le son impuestas. Todo esto permanentemente y en tiempo real.
  4. El preconsciente da a conocer su estado al consciente por medio de deseos, sentimientos, inclinaciones o pasiones, como un estado de agrado o desagrado de los cuales el consciente podrá sacar conclusiones. La máquina por su parte responderá ajustando el nivel de un conjunto de parámetros de salida, si estaba en línea con un proceso que le suministraba como entrada las condiciones del mismo.
  5. En principio parece posible que podamos hacer algo que ande como un pato, vuele como un pato, tenga la forma de un pato y se comporte como un pato; y en muchos aspectos será equivalente a un pato, pero… poder efectivamente decir que es un pato, es algo difícil de saber.
  6. Es el caso de cualquier teoría que explique satisfactoriamente los hechos hasta donde lo conocemos. Matemáticamente es equivalente al sistema que representa, y en el sentido del carácter objetivo de las relaciones, son la misma cosa.

PERO NOS NEGAMOS A DECIR DESDE LA RAZÓN,

QUE LA IMAGEN Y EL “NO YO” SEAN LA MISMA COSA;

PUES MAS DE UNA IMAGEN PUDEN SER CONGRUENTES

CON EL CONJUNTO DE RELACIONES.


[1] Nos referimos al desarrollo por selección natural.

[2] consciencia

[3] Las cadenas de producción y las plantas químicas de proceso continuo son los mejores ejemplos de lo anterior. Pero también toda nuestra conducta.

[4] Y que se muestran como la construcción de sistemas cada vez más complejos, que le permitan a la naturaleza auto-referenciarse o conocerse a sí misma y obtener a través del conocimiento consciente de las leyes que la gobiernan la posibilidad de conducirlas. No de cambiarlas; pues sobre ellas se sustenta.


Deja un comentario