3.1 Ciencia, arte y religión

OPINIONES

Ciencia, arte y religión


RESUMEN: de forma amena y simple se introduce al lector en estos tres temas que constituyen el posible quehacer del hombre. Los que de alguna forma el lector enfrentará con sus propias respuestas. Sirvan estos comentarios para animarlo a tal acción.


Cuantas opiniones sobre cada uno de estos temas. Todos tenemos algún criterio sobre ellos, el correcto, sin duda alguna, y la mayoría consideramos  equivocadas las opiniones del interlocutor, si difieren de las propias.

Inmensa trilogía extraordinariamente abarcadora: inteligencia, sensibilidad, y conciencia. ¿Qué hay fuera del mundo de la razón, del sentimiento, y de la ética?

¡Cuántas combinaciones y sutilezas en la unidad que es el hombre! ¿Por qué sorprendernos entonces de tan disimiles verdades, en la inabarcable policromía de lo individual, acostumbrada a los juicios de valor? ¿Era necesario el fanatismo, la candidez y el interesado engaño para completarla? ¡La vida no puede encerrarse en fórmulas!

La ciencia, el arte, y la religión, la hacen los hombres; pero aunque no encontremos en su pureza prístina al científico, al artista, o al místico, es conveniente dividir lo existencial; para encontrar lo fundamental.

En el aparente caos de la diversidad podemos perdernos en sutilezas. Seremos incompletos en lo particular; pero firmes en lo general.

Disequemos la trilogía e investiguemos cada una por separado. El método de separar para luego integrar,  históricamente ha demostrado ser fecundo.

 

LA CIENCIA.

 

Toda teoría científica es un sistema especulativo que permite explicar los resultados observados en el mundo factual. Ese sistema especulativo es semejante a los utilizados por las religiones o las ideologías, en el sentido de que todos ellos tratan de ser congruentes, con los hechos que pretenden  explicar.

La diferencia entre la especulación científica y la no científica, estriba en que la ciencia es consciente de que las teorías científicas son herramientas que permiten sistematizar el conocimiento y extrapolar el mismo como guía de nuevas investigaciones,  no hace de ellas autos de fe, modificándolas o abandonándolas por nuevos sistemas especulativos en la medida en que la experiencia entre en conflicto con  ellas.

ESTE ES QUIZÁS EL PRINCIPAL DE SUS PILARES.

Lo inmutable en el conocimiento científico son las relaciones que se encuentran entre las “cosas”, sancionadas por la experiencia, que se amplían y “crecen” frecuentemente, y no las imágenes que las teorías construyen.

     La ciencia SERIA no se pronuncia acercade la verdad del conocimiento alcanzado fuera de sus métodos. Señala solo, y con razón, que dicho conocimiento no es científico. Lo que a nuestro juicio no implica,necesariamente, la invalidez de dicho conocimiento.[1]

Esta responsabilidad de la ciencia de no pronunciarse sobre temas y cosas para los que aun no tiene respuesta, o están fuera de su campo, es una de las cosas que más respeto le ha granjeado. La conciencia de sus límites es el sustento de su fuerza. El reconocimiento de lo que desconoce, da la confianza en la verdad de aquellas cosas sobre las cuales se pronuncia.

Su disposición a revaluarse, la diferencia de religiones e ideologías, y la coloca, en este sentido,“por encima” de estas.

Cualquier reevaluación, aun la más radical, actúa sobre las imágenes teóricas y no sobre las leyes y relaciones establecidas y comprobadas por la experiencia. La nueva teoría no destruye las leyes antes establecidas, sino las puntualiza, ayudando a determinar o precisar cada vez más, el dominio de su aplicación. Esto, que se conoce como el principio de correspondencia,es algo quese acepta, toda nueva teoría debe cumplir para ser aceptada.

La ciencia sin embargo es más reconocida y respetada por el desarrollo tecnológico a que ha dado lugar, y que la retroalimenta positivamente. Este desarrollo es prueba de que es mejor tener pocas cosas claras, que muchas medio oscuras.

A pesar de sus logros, la ciencia ha sido acusada de una supuesta crisis ética y de algunos males atribuidos al desarrollo tecnológico. Esta creencia es abanderada por algunos grupos que la acusan de dañar la naturaleza y poner en peligro la raza humana. Otros más extremos la culpan de irreverente, y enemiga de DIOS y del hombre.

Caducos sistemas religiosos, temerosos de abandonar infantiles historias acerca de DIOS para avanzar hacia conceptos más evolucionados y cercanos al mismo, ven un enemigo en la ciencia.

     Y el materialismo, que se consolidó o divulgó en el siglo 19  como “la filosofía de la ciencia”, luego de400 años de lucha de esta por liberarse del dogma y la autoridad religiosa, imponiendo nuevos dogmas se convirtió en la nueva religión, autoproclamándose la guía de laciencia y la ciencia por excelencia.  Prometiendo a las grandes masas olvidadasy oprimidas del mundo un cielo en la tierra, a través de los partidos comunistas, que hicieron de ella su filosofía oficial.

     La realidad es que las ideologías frecuentemente, se asignan gratuitamente el calificativo de científicas, y aún más, de guía de las ciencias.

     Apliquemos a ella el método científico y veremos que al considerarse por encima de cualquier revaluación, y mantener sus ideas como absolutas, son, en su misma esencia, anticientíficas.

En nombre de la ciencia, libran la lucha de sus intereses.Tal es su “prestigio” que todos dicen tenerla de su lado y, aun algunos, ser más científicos que la misma ciencia que deberá seguir sus instrucciones.

     Así, la batalla entre idealistas y materialistas en el terreno de la ciencia, más que librarse con las armas de la lógica, la razón, y los hechos, es dirigida desde la política, la economía y los poderes de turno según la filiación que mejor cuadre a sus intereses.

La ciencia no está ni con DIOS, ni en contra de ÉL; pero los que mejor andan este camino saben que el mismo (la ciencia) también conduce a DIOS, solo que de una forma más difícil y no apta para todos. La ciencia, oficialmente, pudiera reconocer el problema y ayudar a estudiarlo. De hecho lo hace desde las ciencias sociales; pero no en todas sus implicaciones pues el tema es “tabú” en las ciencias naturales. La ciencia debe reconocer la existencia de experienciasfundamentales para el hombre, difíciles de inteligir[2]en el lenguaje que le es propio;pero accesible a cualquier persona desde las artes, la mística, la fe y el amor.  

     Claro que no pretendemos dar patente de científicas a especulaciones y sistemas que ni siquiera son congruentes con ellos mismos, y con estas experiencias. Desgraciadamente las investigaciones en este contexto avanzan muy lentamente por estar en sus comienzos, y negarlas la parte más ortodoxa de la comunidad científica.

Sin embargo, cada día es mayor el número de eminentes hombres de ciencia que reconocen en el simbolismo de antiguos sistemas religiosos, verdades que la ciencia recién comienza a descubrir.

La crisis ética del hombre, real, parece no tener nada que ver con la ciencia, y sí con sistemas filosóficos y religiosos que obstaculizan el avance social. No podemos dejar de reconocer que reacciones que se levantan contra siglos de injusticia e ignorancia, han ido másallá del correcto equilibrio, y pretenden sustituir Guatemala con Guatepeor[3]. Confiamos en que después de rotos los diques, finalmente las aguas se amansen, y la civilización se afiance en estadios superiores de justicia y orden social.

A pesar de la propaganda alarmista y sensacionalista, y a pesar de los muchos problemas que hoy enfrentamos, consideramos que ninguna de las épocas que nos cuenta la historia fue mejor que ésta.

Cosas por deciraún quedan; más con lo dicho ya somos polémicos. Pasemos mejor al reino de la belleza, hablemos del arte.

 

 

EL ARTE.

 

De los reinos de la inteligencia, la sensibilidad, y la conciencia, quizás sea el de la sensibilidad, al que mayor importancia práctica preste la mayoría de las personas.Y aunque no todos coincidimos en lo que es bello, muy frecuentemente nos declaramos amantes de la belleza.

Si en la ciencia tratamos de despojar (o minimizar)la influencia del observador sobre el objeto, en el arte su participación es decisiva.

LA BELLEZA NO ES INTRÍNSECA AL OBJETO,

E INDEPENDIENTE DEL SUJETO,

SINO MÁS BIEN UNA ESPECIE DE ARMONÍA

Y CONEXIÓN ENTRE AMBOS.

Si consideramos que enamorarse, es una de las cosas que mayor placer estético produce, y analizamos la variedad de personas sobre las que recae el amor de otras, habremos de coincidir, como venimos afirmando; que aquello que produce placer estético en una persona, es, en gran medida, dependiente de ella misma.

De acuerdo con lo expresado, nadie está autorizado a decirnos que es más bello, que es realmente bello, o que no lo es. Estableciendo normas por las que las personas deben guiar su gusto estético. Quizás un campesino no se emocione con LA NOVENA SINFONÍAde Beethoven, o con la MONALISA; pero puede que lo haga en no menor medidacon una tonada campesina y con el embrujo de la noche en el campo.

LA EXPERIENCIA ESTÉTICA ES INDIVIDUAL Y ÚNICA,

Y NO ES AJENA A NUESTRA HISTORIA PERSONAL.

DE ALLÍ QUE CADA CIVILIZACIÓN,

MUESTRE UNA ESTÉTICA QUE LE ES PROPIA.

Al considerar que algunas clases de objetos, obras musicales, pinturas, esculturas, las rubias a lo Kim Nova, o las pelinegras a lo Elizabeth Taylor, despiertan la sensibilidad de muchas personas, podríamos caer en la tentación de pensar, razonando por mayoría; que la verdadera belleza y la obra de arte se dan en estos casos, sin percatarnos que es,en gran medida, solo cuestión de culturas.

Este estilo de pensamiento, válido al cotejar comercialmente la obra artística, niega la capacidad sensual y el gusto de aquellos que no coinciden con nosotros, y nos hace olvidar que no debemos ser jueces en lo que a emociones y sentimientos se refiere, de experiencias que son básicamente personales.

A pesar de la libertad que debe de haber para que cada cual se divierta con lo que le guste y admire lo que más rabia le dé, es innegabletambién la existencia de un arte que resulta universal en el espacio y en el tiempo, por encima de una infinidad de escuelas que son solo modas y que el tiempo se ocupa de desaparecer.

LA EXPERIENCIA ESTÉTICA ES TAMBIÉN UNA FORMA DE APREHENDER LA REALIDAD,

NO POR SUBJETIVA, MENOS IMPORTANTE,

YA QUE “EL NO YO”,

SOLO COBRA SENTIDO A TRAVÉS DEL “YO”.

Personalmente pensamos que “toda cosa” en el universo es bella, en la medida que participa de la esencia de DIOS.Esto explica el sentido de la belleza en civilizaciones primitivas, y que el gusto de lo bello pueda educarse, y evolucionar con la experiencia.

NADA COMO EL SENTIDO DE LO BELLO,

NOS ACERCA MÁS AL PODER QUE RIGE EL MUNDO,

Y NOS PROPORCIONA UN CONOCER

QUE NO SE NECESITA COMPRENDER

EN LOS TÉRMINOS DE LA INTELIGENCIA.

 

ESTE CAMINO NOS LLEVA DIRECTAMENTE

A LAS EXPERIENCIAS MÍSTICAS,

DONDE LA BELLEZA NO ESTÁ SOLO EN LAS COSAS,

SINO TAMBIÉN EN LA CONDUCTA.

DESCUBRIMOS ENTONCES LA VIRTUD,

Y EL PODER DEL AMOR,

AL CUAL IDENTIFICAMOS COMO

UNA DE LAS ESENCIAS DE DIOS;

 

Se han hecho algunos intentos en “medir la estética”, en sus formas más simples y matemáticamente, parece haberse logrado hasta cierto punto, algún resultado, pero escapa a esta medida la esencia: el sujeto es esencial y no eliminable en este intento de medición, por lo cual el establecimiento de ciertas medidas estéticas, puede lograrse “restringiendo, limitando o definiendo”, las culturas para las cuales estas medidas parecen tener sentido en un sistema estadístico. Entramos en el tercer reino, el de la conciencia y la ética.

 

ÉTICA Y RELIGIÓN.

 

Se considera frecuentemente que “algo” que nos diferencia del resto de los seres vivos y nos hace humanos es nuestra capacidad de razonar.Pero no es esta la única característica que nos distingue en el mundo y nos hace tan singulares:Nuestros sentimientos, nuestros credos, y nuestras premoniciones, también nos hacen únicos.

SI LA CIENCIA BUSCA LA UNIDAD DEL MUNDO

POR EL CONOCIMIENTO,

LA MÍSTICA LO AFIRMA POR LA FE.

Todos los caminos llevan a Roma, se decía antiguamente, pues ella era la capital del mundo. Parafraseando la cita podríamos decir que:

TODOS LOS CAMINOS LLEVAN “A DIOS”,

AUN A AQUELLOS QUE LO NIEGAN,

PUES ÉL ESTÁ EN EL CENTRO

DE TODAS NUESTRAS PREGUNTAS.

Pero,

¿QUE O QUIEN ES DIOS?

DIOS ES EL NOMBRE QUE DAMOS

A “LA FUERZA O PODER QUE RIGE EL MUNDO”.

VISTO DESDE LO INTERNO ES BELLEZA, AMOR, SENTIDO DE TRASCENDENCIA[4] Y DEL DEBER, GRACIA[5].

VISTO DESDE “LO EXTERNO” PUEDE APROXIMARSE UNA VERSIÓN CONCEPTUALMENTE MUY PRIMITIVA COMO “ES EL CONJUNTO DE LEYES QUE GOBIERNA EL MUNDO Y EL MUNDO MISMO”.

 

En ambos casos

UNA APROXIMACIÓN RUDIMENTARIA QUE INTENTAMOS HACER ES :DIOS ES ESPÍRITU,

ESENCIA,IDEA, SENTIMIENTO, AFIRMACION, VOLUNTAD, PODER…

Él es,el que ES, en todo lo existente.

EL MUNDO NO ES SU CREACIÓN,

EL MUNDO ES SU MANIFESTACIÓN.

EL MUNDO ES EL MISMO.

 

y aquellas verdades que fueron dadas a conocer inicialmente por la fe volverán a ser descubiertas por la razón.

Alrededor de las grandes verdades proliferan los mitos. La ciencia como la mística, descubre y esconde, afirma y desvirtúa, avanza y retrocede, porque en su hacer están los hombres que obran según las más diversas capacidades e intereses.

     En el conocimiento de la unidad que es DIOS,místicosy hombres de ciencia marchan cada uno por su cuenta, con no pocos rodeoshacia su meta. Quizásesto no sea muy eficaz, pero es la voluntad de la mayoría.[6] Tanto en la ciencia como en la mística siempre ha habido hombres que comprenden la unidad que es DIOS y la equivalente meta de ambos caminos. Ellos pueden considerarse como los grandes maestros. Sin embargo debemos reconocer que el camino de la ciencia es más arduo y difícil y no está al alcance de todos, mientras que desde la mística, a través de la fe, un contacto directo con DIOSestá al alcance de todos. Las grandes masas del mundo aún no están preparadas para concebir a DIOScomo espíritu, si aún, muchos de los que lo conciben, no pueden librarse de considerar aDIOS, en sus contactos, como persona.

La comprensión que brindamos de DIOS, la ofrecemos desde nuestro contexto personal, así como la que tiene cada uno, la tiene en función de su contexto personal, la comprensión de “NO DIOS”, también se encuentra en función de cada contexto personal.

DIOS y las leyes naturales son una misma cosa (aunque reflexionemos, primitivamente, que quizás las leyes de la naturaleza no agotan a DIOS). La búsqueda de  estas leyes es en el fondo la búsqueda de DIOS. Esta búsqueda como la ciencia misma reconoce no terminará nunca porque cuanto mayor es nuestro conocimiento, mayor es el reconocimiento de nuestra ignorancia. Nota: El concepto de leyes de la naturaleza, aunque aún, y quizás no sea tratado, posiblemente excede nuestras capacidades de definición abstracta.

DIOS ES ADEMÁS BELLEZA Y AMOR.

SENTIMIENTOS QUE “EN PRINCIPIO” LES PERMITE A TODOS, SIN DISTINCIÓN, ACCEDER A ÉL EN FORMA DIRECTA.FINALMENTE, ….DIOS ES MUCHO MÁS,

QUE POR EL MOMENTO SE NOS ESCAPA.

Es el conocimiento, y no la ignorancia, como se ha pretendido hacernos creer, lo que nos conduce a DIOS. Y es el conocimiento quien debe conducirnos en la búsqueda de una ética.

 

¿CUÁLES HAN DE SER LOS IDEALES QUE GUÍEN NUESTRA CONDUCTA?

 

     Como señaláramos en otra OPINION[7], se nos hace perfectamente claro que los hechos en si no son buenos o malos, independientemente del contexto en que ocurren, y del sujeto que los juzga. O sea, dependen de los objetivos que la persona considera superiores o simplemente más deseables en la vida, de aquello en que la misma ha puesto sus metas y su felicidad.

Desde la mística se nos señala como suprema norma de conducta la famosa regla de oro de la moral:

…“AMA AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO”

O como también se acostumbra a decir:

“NO HAGAS A OTRO LO QUE NO QUIERES QUE TE HAGAN A TI”

Desde la experiencia social corroboramos lo acertada de esta norma, tanto en el interés individual, como para el bienestar y desarrollo de toda la colectividad de que formamos parte.

Y desde las leyes que parecen desprenderse del comportamiento histórico de la evolución se comprueba lo exitosa de tal conducta; aunque en este contexto se presentan también otras normas, como LA SUPERVIVENCIA DE LOS MÁS APTOS, que parecería estar en contradicción con la regla de oro; pero que fueron indicadas también por las mismas fuentes del misticismo y la fe,cuando dijeron:

 

“AL QUE TIENE LE SERÁ DADO, Y TENDRÁ MÁS;

Y  AL QUE NO TIENE,

AUN LO QUE TIENE, LE SERÁ QUITADO.

 Y NO TENDRA NADA”

 

Algo que puede parecernos a primera vista injusto o contradictorio; pero que asegura el camino de desarrollo que recorre la sustancia hacia el espíritu,fuente de la que procede y a la que busca retornar.

NOTA: Las leyes de la naturaleza, “premian” inexorablemente al que actúa de acuerdo con ellas, y “castigan” inexorablemente al que actúa en desacuerdo con ellas, sin venganza, sin odio, con la mayor de las justicias.

Digamos por último que el texto que antecede a la regla de oro nos dice:

AMARAS A DIOS CON TODAS TUS FUERZAS,CON TODO TU CORAZON,Y CON TODA TU ALMA…

Ahora solo recuerda también que:

DIOS ES ESPIRITU Y HAY QUE ADORARLE EN ESPIRITU

 

Nota: Hemos reflexionado sobre: ciencia, arte, religión,…existencia


[1]Sin embargo muchos pseudo-científicos y una parte considerable, de la población instruida, pero insuficientemente educada, considera que lo que no acepta la ciencia dentro de su sistema, carece de “verdad”.

[2] Pero no imposibles de estudiar desde la ciencia. Experiencias comunes a todos y que muchos valoran por encima de otras de carácter “más físico”.

[3] Expresión “coloquial” que significa que buscando la solución de un mal damos  lugar a un mal mayor.

[4]Aquello que está más allá de los límites naturalmente aceptados.

[5]Auxilio de carácter ocasional dado por Dios a la criatura. La que ayuda a la voluntad cuando esta quiere el bien y lo practica... Cualidad infundida por Dios en el espíritu.(seleccionado de Microsoft® Encarta® 2009. ©)

[6]Aún no ha llegado el tiempo para todos.

[7] EL PROBLEMA  DEL BIEN Y DEL MAL.

 

Deja un comentario