2.6 Causalidad y Física Cuántica

OPINIONES

Causalidad y Física Cuántica


RESUMEN: evidenciamos lo absurda que es la posición de negarle existencia a lo que de momento se nos escapa; pero se muestra como lógicamente necesario, aun en los términos de nuestra negación. Se insiste en reflexionar  en la visión del mundo que “coloreamos”[1] como la única por la que podemos acceder a la totalidad de él, que no nos es directamente asequible. Llamamos la atención sobre lecturas del conocimientoque se centran en lo más novedoso, aunque contradictorio, relegando a un pasado que las descubrió, las sostiene y no pierde vigencia en importante parte de los problemas del mundo. Sin negar la conveniencia de nuevos métodos en diversos caminos del saber, señalamos que  estos deben ser presentados en la justa medida de lo que son, con frecuencia un parche para resolver una situación.

¿Estamos en posesión de la verdad? Al final de este apartado el lector encontrará una “Reflexión”, pensamiento abierto para que el lector dedique algún tiempo, si le resultara de interés.


A medida que aprendemos más, materia y espíritu tienden a fundirse en una misma cosa, a medida que conozco más sobre probabilidad, azar, determinismo, y causalidad, me parece que se acercan, se complementan y se confunden.

Heisenberg puede tener razón al manifestar la imposibilidad de determinar a la vez, con un alto grado de precisión, la velocidad y la posición de las partículas dentro del átomo, de acuerdo con las condiciones que se presentan en el micro-mundo, y la necesidad de utilizar la teoría de probabilidades debido a ello. No la tienen, absolutamente, los que a partir de esto pretende negar el principio de causalidad (¿podrán considerarse otros medios “lógicos”, que “complementen o amplíen” a la causalidad?… De hecho, el que se pueda determinar cualquiera de las dos, la velocidad o la posición, con un alto grado de precisión, habla a favor de la causalidad, y demuestra que, como el mismo reconoce, el problema es debido a nuestros métodos de medición.

 

Personalmente creo, de acuerdo con la lógica que hemos heredado[1]; que al penetrar lo más pequeño, finalmente,espacio y tiempo muestran su carácter discreto.En un orden biológico, por otra parte, todas nuestras sensaciones están cuantizadas, y algunas, bastante groseramente.

Observamos el mundo a través de un filtro pasabanda.Apreciamos solo los sonidos a partir de determinada frecuencia y por encima de otra ya no podemos captarlos.Igual nos ocurre con las radiaciones de las que solo percibimos un pequeño ancho de banda; pero estaslimitacionespropias de nuestro carácter de sujeto, pueden ser superadas mediante prótesis. Transductores que relacionan unívocamente nuestro ancho de banda con lo que esta fuera de él.

También nuestra percepción del espacio y del tiempo está fuertemente condicionada.No podemos apreciar dos puntos separados menos de 0.1mm pero esto podemos resolverlo con prótesis, y llegar hasta donde lasleyes del micromundo nos permiten. Las grandes distancias nos son concebibles; pero difíciles de “digerir”, sin embargo con estas tenemos la ventaja de escapar de nuestro marco de duración, y acceder a un intervalo de tiempo tan inverosímil como las distancias mismas.

En un orden más sutil,el espacio solo nos es asequible como euclidiano y tridimensional, y esto marca todas nuestras limitadas percepciones. Otros espacios podrán ser matemáticamente admisibles bajo ciertos presupuestos; pero no nos sondirectamente aprehensibles.

Por la forma en que percibimos el tiempo, el “color”[2] de nuestra observación se hace más particular, singular, marcado, y lo que es realmente importante: COBRA SENTIDO. Veamos  un ejemplo.

Con independencia de todas las incertidumbres (clásicamente) es guiado el haz de un cañón de electrones sobre la pantalla de un tv.Para escindir puntos horizontales de izquierda a derecha y de arriba abajo a través de 525 líneas que llenan el espacio vertical, y todo esto de forma que se formen y borren 60 imágenes por segundo. Gobernamos la intensidad de la velocidad de estos electrones a través del control de brillo, y aseguramos, en cada momento, un cambio en la dirección de su velocidad que permita reproducir las imágenes enviadas desde muchos kms.de distancia, a través del espacio, por el movimiento de otros electrones en la antena de trasmisión.Con independencia de que el electrón  incide sobre átomos que son millones de millones de veces menores que los puntos que forman en la pantalla el cuadro,las personas obtienen de todo esto una continuidad de imágenes con sentido e información,

Y ELLO GRACIAS A NUESTRA FORMA

DE PERCIBIR LOS PROCESOS EN EL TIEMPO.

Como explicar todo esto a partir de un micromundo que, según algunos, no obedece ningún orden (¿no obedece realmente ningún orden?)….

Esa forma, llamémosla  “macroscópica”, de percibir el mundo; que no nos permite seguir la apertura de una flor, sin prótesis; pero que nos informa univoca y fielmente de la forma de un objeto, (sistema de moléculas con cierto orden o ligazón)y de la energía cinética media de las moléculas que lo forman, (su temperatura) permitiendo que interactuemos con seguridad y eficacia con ellos.

¿DE DÓNDE SACA EL ORDEN QUE LE ES PROPIO

Y LAS LEYES QUE DESCUBRE EN EL MUNDO?

A pesar de la negación de la causalidad por Von Neumann

LA FÍSICA CUÁNTICA ESTABLECE LEYES

ABSOLUTAMENTE DETERMINATIVAS

Y QUE SE CUMPLEN SIEMPRE.

(RECORDEMOS QUE NOS ESTAMOS REFIRIENDO AL ÁMBITO CONTEXTUAL

EN QUE VIVIMOS NOS MOVEMOS Y ESTAMOS)

A pesar de la negación de una trayectoria a las partículas elementales,la traza dejada por éstas en los dispositivos que las detectan en el macromundo, constituyen de hecho, el material sobre el que se sustenta prácticamente todas las investigaciones en este campo.

A pesar de todas las probabilidades de la física cuántica, la misma solo acepta como reales en ese campo, las magnitudes medibles en el macromundo, y que interpreta como valor mediode las variablesde un conjunto prácticamente ilimitado de partículas. Valor que resulta determinativo en el macromundo por la cuantía prácticamente inexistente de la desviación promedio.

ESTE VALOR MEDIO EN TÉRMINOS ESTADÍSTICOS,

QUE TAN BIEN COINCIDE CON LOS HECHOS,

representa en términos físicos la acción acumulada, en el espacio tiempo que nos es propio,

delcomportamiento de todas las partículas del conjuntocuántico,

en el espacio tiempo que les es propio a ellas.

ESTO NOS SEÑALA AL ESPACIO, AL TIEMPO Y AL SUJETO

COMO CLAVES EN LA EXPRESIÓN DEL MUNDO (por parte del mismo).

No negamos la conveniencia de los métodos empleados en la física cuántica, y la necesidad de emprender nuevos caminos en éste y en otros campos del saber.

Con lo que no estamos de acuerdo es con ciertas lecturas extremas que sobrevaloran la física cuántica y demeritan la clásica, que nos dicen que lo real son ciertas imágenes sensacionalistas con las que explican en forma simplista, y absurda, la relación entrada-salida entre dos estados, inicial y final[3], porque han renunciado, como principio, a la posibilidad de conocer factualmente como es que se realiza el proceso. Imágenes que incluso, traicionan las mismas suposiciones en las que se sustentan en aras de llegar de cualquier forma a los hechos.Ej. La re-normacion.

        Si el hombre es la medida de todas las cosas que le rodean; porque por él se concientizan y cobran sentido. El macromundo es la medida de la naturaleza; porque solo a través de él, tiene el universo cabida en nosotros.

En todo esto, lo extraordinariamente sorprendente, es el encuentro que parece tener causalidad ycasualidad, determinismo y azar, bien entendidos.Aproximacióncon la que podrían ser exploradas muchas cosas.

Reflexión: nuestra lógica de aprendizaje, de toma de decisiones, de uso predictivo; se fundamenta en el aprendizaje obtenido básicamente por vía de los 5 sentidos (con sus limitaciones ya comentadas) y la experiencia acumulada, a partir de los datos obtenidos por ellos, de los cuales se han generado los procesos de decisión del tipo: a) datos de entrada, algoritmo y en consecuencia “decisión”; o bien b) datos de entrada, datos de salida y en consecuencia “algoritmo de decisión”. Pero…los algoritmos de decisión, para su creación, inicialmente han dependido de los datos, limitados en nuestro caso por nuestro sentidos (solo 5 prácticamente reconocidos) y limitados (rangos de adquisición de datos de cada uno de ellos). La causalidad, como “principio”, como tal ha demostrado a lo largo de la historia humana, ser un punto pivotal del pensamiento científico, pero…un punto extraído de los datos…mediante la abstracción humana.

La mecánica cuántica, a través de prótesis y de reglas de aprendizaje o decisión, (entre las cuales quizás la más importante sea la de causalidad, tal y como se definió por nuestra parte, en este tema), ha introducido o descubierto, dos conceptos “claves”, en esta continuidad de aprendizaje humano, los conceptos de “superposición” y “entrelazamiento”, los cuales sientan la base de la computación cuántica. Ya hoy día, demostrada su super-capacidad con relación a la computación clásica. (Ej. Google: algoritmo de descomposición de un número primo en un computador de 53 qbits (uno de sus dos computadores cuánticos, el otro de 72 qbits aún es algo inestable por los ruidos que le afectan), tiempo de factorización, 200 segundos en un computador cuántico, 10,000 años en el computador más rápido o potente hoy día en IBM, estimado “vía simulación” (casi el tiempo de existencia de nuestro universo)). El entrelazamiento, la superposición y el procesamiento masivo paralelo, bases del avance de la computación cuántica.

Un poco intuitivamente superposición: “múltiples estados en que se encuentra un cuerpo en un instante dado” y entrelazamiento: “comunicación instantánea entre dos cuerpos diferentes sea cual sea la distancia en que se encuentren”.

Las palabras usadas en el párrafo anterior quizás  muy probablemente sean desacertadas, pues por ejemplo el concepto clásico de “comunicación” no es aplicable al entrelazamiento, pero careciendo los autores de palabras más adecuadas en español, usamos estas. Aclaremos algo este punto con una breve nota.

NOTA: Einstein llamó a este entrelazamiento “acción fantasmal a distancia” y contrariamente a la idea de comunicación, entendida: “como envío de una señal de un punto a otro”; el entrelazamiento, se entiende que “aproximadamente significa” que al actuar sobre un primer  “cuerpo”, (el cual está “entrelazado” con un segundo cuerpo), se está actuando también sobre otro segundo cuerpo “entrelazado con este”, aun cuando este  segundo cuerpo, esté a miles de años luz del primer cuerpo sobre el que estamos actuando”. Nuestra experiencia cotidiana no “entiende” o asimila esta “propiedad de la naturaleza “recién descubierta””, pero se ha demostrado fehacientemente que es cierta. Obsérvese que NO se envía una señal del primer cuerpo al segundo cuerpo, señal que no iría a velocidad mayor que la de la luz, sino que al actuar sobre el primer cuerpo, se está actuando también sobre el segundo cuerpo como si fuera el primer cuerpo….

Estas dos “propiedades de la materia” recién descubiertas para nuestra humanidad, pueden dar lugar, junto con los datos de entrada y de salida asociadas a ellas, (que no decimos que “den lugar a”, sino que “podrían dar lugar”) a ampliaciones del concepto de “causalidad”, establecido al formarse los algoritmos de aprendizaje y decisión, en la historia humana, basados en nuestro limitados sentidos y la “lógica deducida, inferida, o creada” a partir de los mismos. Causalidad, quizás el más fértil de los conocimientos humanos.

Un conocimiento ampliado, como el que está teniendo lugar en estos momentos, puede (y creo que debe) hacernos reflexionar, sobre el concepto de causalidad, y otros, quizás menos “importantes” y su posible ampliación, para un mejor conocimiento de nuestro contexto (universo, micro-mundo, espiritualidad, etc.)

Este es un punto abierto a reflexión, un reto a la mente humana, a su modificación y crecimiento.


[1][1]Que es propia de nuestras sensaciones, percepciones y experiencia acumulada, consiente e inconsciente, a lo largo de la historia del mundo.

[2] Con “color” nos referimos aquí a una forma de acceder al mundo que, sin traicionar lo externo, lo expresa de una manera singular, única, solo propia del hombre.

[3] El gato de Schrödinger

 

Deja un comentario